Botero sí – Philip Morris no

Para la serie «…¡todos pagan los impuestos!» le toca …¡al gran escultor!

Después de Lele Mora, Valentino Rossi, Michael Schumacher, Mario Cipollini, Fabrizio Corona, Nina Moric, futbolistas, showgirls, veteranos de la isla de los famosos… aquí está la última gran noticia que nos cuenta de la impávida lucha de los valientes de la Policía Fiscal contra la evasión fiscal.

Según los atentos y celosos investigadores, el célebre escultor contemporáneo Fernando Botero le debe 7 millones de euros al fisco. El escultor respondió:

«No debo ni siquiera una lira.»

Pero mientras los periódicos escriben titulares sobre el evasor VIP de turno, no dicen que faltan 95 mil millones de euros en impuestos de las jugadas de los slot machines, y 60 mil millones de euros que Philip Morris se olvida de pagar desde hace 7 años.

Ellos dicen que la ley es igual para todos, que los impuestos se pagan, pero todo es una gran, grandísima tomadura de pelo…

La Policía Fiscal constató que toda la producción de Botero es realizada en una decena de fundiciones especializadas de Pietrasanta. Las mismas empresas se encargan del envío de las obras del maestro en todo el mundo, en particular a Europa, Estados Unidos y Japón.

Pietrasanta para los hombres de la Policía Fiscal representó «el lugar permanente de su actividad comercial, donde el maestro impartió instrucciones a las fundiciones y los laboratorios a través de personas de su confianza, haciendo de su actividad un negocio a nivel mundial».

«No le debo nada al fisco italiano—declaró Botero—vengo a Italia a darle trabajo a las fundiciones y a los laboratorios de Pietrasanta». Botero explicó que es un excelente negocio para la exportación italiana, pero se verá obligado a trasladar su producción a otro país.

Los pobres imbéciles…

Fernando Botero – Pintor y escultor colombiano

Fernando Botero (Medellín, 19 de abril de 1932) es un pintor y escultor colombiano, que se considera el más importante de los escultores vivos. Una característica del arte de Botero es la insólita dilatación que sufren sus sujetos, que adquieren extrañas formas, casi irreales

En Parma sorprendieron a una prostituta con 357.000 euros en su cuenta bancaria, y le hicieron pagar 90.000 euros. Estos vivos le dieron la noticia a Ansa, que terminó en todos los periódicos e informativos de Italia. Además la gente, cuando va al bar, habla sobre eso y multiplica el efecto. El mensaje es siempre el mismo, en Italia los impuestos los pagan todos, pero todos, todos, todos. Aunque en realidad lo pagan sólo los pobres imbéciles.

«Soy hincha, pero la ley es igual para todos», dijo Vincenzo Visco, Ministro de Finanzas del Gobierno italiano, a propósito del reporte sobre la evasión fiscal de Valentino Rossi.

Pero sobre la denuncia de evasión fiscal de Philip Morris, la respuesta que brindó el ministro fue:

«Estas afirmaciones son gravemente imprudentes.»

¿Por qué Visco no dijo:

«Fumo Marlboro, pero la ley es igual para todos?»

Visiten el sitio evasori.info: se pueden realizar denuncias contra los evasores por computadora. La página de inicio muestra el mapa de Italia con las últimas denuncias: 33 euros evadidos en la Provincia de Turín por un restaurador, 12 euros por un vendedor ambulante en la Provincia de Roma, 30 euros evadidos por aquí… 50 euros por allí…10 euros a la derecha…100 euros a la izquierda. Si uno quiere denunciar a Philip Morris por la evasión de 60 mil millones de euros, el sitio no está preparado para esas cifras.

Fíjense lo que dice la página de inicio acerca de estos papanatas:

«Nosotros los italianos nos quejamos de la evasión fiscal, y sin embargo hacemos la vista gorda. Se puede denunciar la evasión o el intento de evasión, por ejemplo si un comerciante no da la factura o un profesional  cobra de más si se le pide la factura fiscal: es fácil (¡hasta por celular!) y anónimo, aun para el evasor. ¡Construimos juntos un mapa de este fenómeno social!»

(…)

Artículos Relacionados

Conecte con nosotros

Comuníquese con nosotros y seguir nuestras actualizaciones en su red social preferida.