Esta guerra fue ganada

Precio mínimo de los cigarrillos

El «Precio mínimo» fue instaurado en Italia, Francia, Irlanda y Austria en 2005, y fue abolido por la Corte de Justicia Europea con las sentencias del 4 de marzo de 2010, contra Francia, Irlanda y Austria, y del 24 de junio de 2010 contra Italia. Pero en Italia los efectos del precio mínimo fueron aplazados gracias al D.L. 94 del 23 de junio, la denominada «Tasa mínima», que permitió sortear la sentencia europea. La «Tasa mínima» fue más tarde anulada por el TAR del Lacio el 5 de abril de 2012, fecha que marca la definitiva liberalización del mercado italiano.

El «Precio mínimo» obliga a los productores de cigarrillos vendidos a precios más competitivos, a aumentar el precio hasta un mínimo establecido por el Estado y, en teoría, a ganar más.

Pero en realidad se gana menos, porque los consumidores, ante un mismo precio, se inclinan por el cigarrillo más famoso. Los cigarrillos económicos, gracias al Precio mínimo, no pueden costar menos que los Winstons, o los Pall Mall… cigarrillos de renombre con décadas de «Legendarios» eslóganes.

De esta manera, el aumento de los precios no le genera mayores ingresos al Estado ni a la competencia, pero sí al cártel del productores de cigarrillos. Hacer subir el precio con el simple aumento generalizado de los impuestos, que conllevaría a un aumento del precio de todos los cigarrillos, generaría mayores ingresos al Estado, obligando a Philip Morris a reducir sus ganancias sobre los Marlboro para mantenerse competitivo.

Cronología

  • 2 de julio de 2007: La Comisión Europea comunica oficialmente que está pronta a entablar acción legal contra Italia (además de Austria e Irlanda), por la decisión de fijar un Precio mínimo de los cigarrillos como medio para disuadir a los fumadores, en lugar de utilizar los impuestos como herramienta;
  • 5 de octubre de 2007: Yesmoke presentó ante la Comisión Europea una denuncia para que sea abolido el Precio mínimo de los cigarrillos en Italia;
  • 3 de julio de 2008: La Comisión Europea comunica a Yesmoke S.p.A. que envió a Italia ante la Corte de Justicia Europea en virtud del Precio mínimo de los cigarrillos;
  • 26 de junio de 2008: Se publica en el sitio oficial de la Comisión Europea, el comunicado de prensa acerca de la decisión tomada;
  • 10 de junio y 18 de diciembre de 2008: Yesmoke impugna ante el TAR del Lacio los últimos dos actos de la AAMS sobre el aumento del Precio mínimo;
  • 28 de enero de 2009: la II Secc. del TAR del Lacio le otorga la razón a Yesmoke y suspende los últimos dos actos de la AAMS de aumento del Precio mínimo (a partir del 10 de febrero). Los Yesmoke bajan de 3.60 a 3.40 euros la cajilla;
  • 12 de marzo de 2009: El Consejo de Estado acoge la instancia de «Medida cautelar provisoria», que suspende la ordenanza del TAR del Lacio. Los Yesmoke vuelven a 3.60;
  • 7 de abril: El Consejo de Estado confirma la ordenanza del TAR del Lacio del 28 de enero pasado. Los Yesmoke, por el momento, no pueden bajar a 3.40 euros;
  • 13 de mayo: TAR del Lacio – La decisión definitiva del TAR del Lacio sobre la abolición del Precio mínimo de los cigarrillos se pospone para el 25 de noviembre de 2009;
  • 25 de noviembre: Audiencia en el TAR del Lacio;
  • 26 de enero de 2010: El TAR no rechaza la solicitud de Yesmoke, y suspende el proceso a la espera de la inminente abolición del Precio mínimo por parte de la Corte de Justicia Europea;
  • 23 de junio de 2010: para sortear la sentencia de abolición del «Precio mínimo», se crea el D.L. 04, la «Tasa mínima», que recrea los mismos efectos que el «Precio mínimo»;
  • 24 de junio de 2010: Sentencia de la Corte de Justicia Europea, el Precio mínimo es abolido.
  • 5 de abril de 2012: el TAR del Lacio anula el D.L. 04, la «Tasa mínima».

La reacción de Yesmoke y de la Comisión Europea

El 5 de octubre de 2007 Yesmoke presentó ante la Comisión Europea una denuncia para que sea abolido el Precio mínimo, y el 3 de julio de 2008 la Comisión Europea envió a Italia ante la Corte de Justicia Europea.

El procedimiento de infracción se activa cuando se considera que un Estado miembro falta a una de las obligaciones establecidas en el derecho comunitario. Puede ser iniciado por la Comisión Europea (art. 226 tratado CE) o por cualquier otro Estado miembro contra otro Estado miembro (art. 227 del tratado CE).

«La gravación de impuestos sobre todos los cigarrillos tiene el mismo efecto sobre el precio final que el Precio mínimo, y no perjudica la libre competencia sobre la base de los precios», subrayó la Comisión Europea. Si el precio actual de los cigarrillos de la franja más económica fuese determinado por un impuesto mayor, los cigarrillos costarían lo que cuestan hoy, pero el Estado recaudaría alrededor de 1,5 miles de millones de euros más al año, y Philip Morris sí se encontraría en una situación extremadamente crítica.

El sorteo de la sentencia, la «Tasa mínima»

Mientras que la sentencia europea se aplica regularmente en Francia, Irlanda y Austria, no sucede así en Italia. El 23 de junio de 2010 se crea el D.L.94, la «Tasa mínima», para sortear la sentencia de la Corte de Justicia Europea prevista para el día siguiente. La nueva «tasa mínima» no afecta a nadie, salvo a los que quieran estar por debajo de los 3 euros con 80 del viejo precio mínimo (recién abolido por la Unión Europea), que se toparían con una tasa que los obligaría a vender por debajo del costo. Y dado que está prohibida la venta de tabaco por debajo del costo, nadie podría bajar el precio y nadie pagaría la tasa, puesto que entra en juego el artículo 39-quater, inciso 2, del Decreto Legislativo del 26 de octubre 1995, n. que prohíbe la venta de tabacos por debajo del costo.

La «tasa mínima» sirve para neutralizar el efecto de la abolición del precio mínimo y para conformar a las multinacionales extranjeras, a las que no les gusta el aumento de la presión fiscal y la consiguiente reducción de las utilidades. La «Tasa mínima» será anulada el 5 de abril de 2012 por el TAR del Lacio.

El comentario de Yesmoke

A esta altura los intereses en juego son todos extranjeros: los productores, las marcas de cigarrillos de los ex- monopolios del estado, Logista, distribuidor único, también extranjera. italianos prácticamente no quedan, y el Estado está pagando la defensa de extraños, contra sus propios intereses, visto que:

  1. El Estado recauda menos con el Precio mínimo;
  2. El Estado será condenado a pagar resarcimientos a Yesmoke con motivo del Precio mínimo;
  3. El Estado, con su Abogacía de Estado, financiada con fondos públicos, está defendiendo los intereses de sociedades extranjeras condenadas anteriormente por contrabando y evasión fiscal (con sentencia definitiva), que evaden al fisco con absoluta libertad en Italia.

Por lo tanto el Estado sale perdiendo 3 veces. En este contexto, Yesmoke suplanta al Estado y, junto a la Unión Europea, inicia una batalla contra el Estado, para que el Estado mismo, apartando el obstáculo del Precio mínimo, se beneficie con sus ingresos fiscales sin dejar todas las ganancias a los productores extranjeros.

La posición de Yesmoke coincide con la de la Comisión Europea. La política del «Precio mínimo» determinaría la clausura de cada sociedad que intentara asomarse al mercado de los cigarrillos en Italia. Big Tobacco está tratando de neutralizar los denominados cigarrillos «Económicos» con cualquier medio, imponiendo su concepto de aumento de precios, según el cual sólo los cigarrillos económicos deben aumentar…así dejan de ser «Económicos».

Un productor que reduce los precios no estimula a que se fume más, sino que sienta la base para que el Estado pueda aumentar los impuestos, y sus ingresos fiscales, en beneficio de todos. Qué es mejor, ¿un aumento de precios o un aumento de impuestos? A quién es mejor entregar el dinero ¿a una multinacional tabacalera extranjera o al propio país?

El comentario del Gobierno luego del decreto ley acerca de la «Tasa mínima» fue muy cómico: «La tasa mínima representa una adecuada atemperación entre los intereses públicos del Hacienda y las exigencias comerciales de los productores». Inventar una falsa tasa para dejar todo como antes y no aumentarle las tasas a las multinacionales ha sido un acto de servilismo que traspasa todo límite.

En perspectiva: el «Precio político»

Hoy Philip Morris gana, con los Marlboro, más que un recaudador fiscal, y los que se benefician son un ejército de parásitos, o sea aliados ocultos y lame culos de todo tipo y color. Pero al mismo tiempo Big Tobacco se halla en una posición muy débil: no puede sostener la pérdida de cotas de mercado porque tiene gastos fijos altísimos y una enorme infraestructura.

En contra de las actuales ganancias de los productores de cigarrillos, desproporcionadas e impensables en otros sectores de producción, Yesmoke tomará una decisión estratégica y ejemplificante: poner en el mercado un producto de la más alta calidad a precio de costo. He aquí el llamado «Precio político». Un precio que creará un abismo con la competencia, fuera del alcance de Philip Morris.

En este orden de cosas, el Estado italiano deberá llevar el precio de los cigarrillos, temporalmente bajo, a un nivel que se considere útil como para disuadir del consumo, a un «Precio mínimo», en concreto, pero lo hará subiéndole los impuestos indistintamente a todos los cigarrillos, tomando como referencia el precio de los Yesmoke. El cártel de productores de cigarrillos, para seguir siendo competitivo con sus marcas se verá obligado a subir los precios y reducir las ganancias.

Para saber más

Artículos sobre Guerras

Conecte con nosotros

Comuníquese con nosotros y seguir nuestras actualizaciones en su red social preferida.